viernes, 8 de enero de 2016

Hablemos de referencias

La importancia de las referencias

Para escribir, lo que sea, debemos tener referencias. Hacerlas explícitas en un texto, marcará la diferencia entre un escrito serio con peso académico e incluso citable en nuevos trabajos, con uno informal, que normalmente no será considerado y pasará a ser uno más en la infinidad de la internet. Desde un escrito sobre economía, a uno sobre arte, todos deben ofrecer referencias acerca de sus fuentes de información. Esto no significa que todo lo que esté expuesto en el escrito sea un resumen de propuestas y definiciones de otros autores (a menos que así se intencione), sino que dependiendo de la estructura y fines que le otorguemos al escrito, la información, las propuestas y reflexiones que expongamos, deben tener un sustento, coherente con esa estructura y fines. De incluir referencias, le concederemos validez y peso académico a nuestro texto, ya que considerará entre sus propuestas, comentarios y definiciones, conocimiento que ya ha sido validado previamente por profesionales a través del tiempo. También pueden ser consideradas como fuentes de información los testimonios orales obtenidos a través de una entrevista y de la posterior transcripción de lo allí expuesto. De incluirse en nuestro escrito, debe considerar una exposición ordenada acerca de los pasos seguidos para su obtención, incluyendo fecha, contexto, nombres, edades de los entrevistados, etc., o sea, todo lo necesario para que el lector de nuestro trabajo, conozca a fondo a quién, cómo y dónde se entrevistó y así, tener datos valiosos y la confianza necesaria acerca de la seriedad puesta en nuestro trabajo.

El trabajo con fuentes no es fácil, pero tampoco imposible de realizar. Bien vale el ejercicio de acompañar nuestros escritos con información fidedigna y comprobable, para darle validez académica a lo obrado. 

Hoy en día, la tarea se ha simplificado gracias a la tecnología: los softwer como Word o páginas web especializadas, ofrecen la vía de escape para aprender a citar nuestros trabajos fácilmente. Así mismo, la internet ostenta una infinidad de referencias fácilmente citables. Sin embargo, como toda la tecnología, es un cuchillo de doble filo: a pesar de su amplitud admirable e innegable, no ofrece aún las mismas seguridades que un libro. Si bien ambos pueden resultar inservibles y de mala calidad por la información que ofrecen, el desprestigio de una página de internet sigue siendo mayor, principalmente por la facilidad de su acceso y obtención y  por lo mismo, el escaso esfuerzo académico y mental que significa muchas veces el trabajo digital (agravado por el copy paste o el copiar y pegar, tan común hoy en día).    

Al visitante

Bienvenido

Pintura de Pedro Flores, Exposición "Oniros" Galería Demodo Gráfico, Zaragoza.
Reconstruyamos, es el nombre que mejor creí para este blog. El espacio que te presento, lo imaginé como un medio que nos permita compartir información de calidad y darnos la oportunidad de expresarnos, debatir, articular opiniones y saberes desde la disciplina histórica. También pensé que sería buena idea, desde mi profesión (Profesor y Licenciado en Historia de la Universidad Arcis), entregarles elementos (documentos, reflexiones) que sean de utilidad, especialmente dirigidas a personas que estén recién comenzando a interiorizarse en esta disciplina. De ante mano, debemos comprender que la Historia se vale de las más diversas fuentes, cabiendo en ella el análisis amplio de documentos orales y escritos; la apreciación del arte en todas sus expresiones; la valoración de los avances y planteamientos de las más variadas perspectivas científicas y filosóficas, ya sean políticas, sociales, culturales, naturales, del derecho, etc. ... todo en vista de comprender nuestro pasado, presente y futuro desde dimensiones cada vez más ricas y amplias. Esa es la idea: contribuir a reconstruir un saber histórico profundo y pleno de nuestro presente, que incluya las huellas y enseñanzas del pasado, en orden a construir las perspectivas de futuro. Reconstruir nuestra visión del Mundo, de América, de Chile y especialmente de nuestras localidades, sea cual sea tu ubicación geográfica, será el primer paso. Reconstruyamos, ese es el nombre y más importante aún, la tarea. Bienvenidos.